PuroMarketing

Los medios de comunicación estuvieron en los últimos años en crisis. Además de una crisis que ya arrastraban desde hace tiempo (especialmente los periódicos, que llevaban ya la segunda mitad del siglo XX intentando encontrar su sitio) y además de la revolución que supuso internet, los medios estaban viéndose tocados por la crisis económica. Llegó así el momento de reinventarse y de encontrar nuevas vías de trabajo y, entre esas vías, se posicionó muy fuerte el uso de las nuevas tecnologías.

Una de esas compañías que están convirtiéndose en punteras en el terreno del uso de tecnología para hacer noticias es la japonesa JX Press Corp, que se marcó uno de sus grandes tantos cuando fue la primera agencia en publicar la muerte del hermanastro de Kim Jong-Un, Kim Jong-Nam, y en adelantar la tensión entre Corea del Norte y Malasia. La noticia - que ellos dieron cerca de 40 minutos antes que las televisiones japonesas - no les llegó vía exclusiva, sino más bien vía inteligencia artificial.

La compañía usa IA y recoge información de redes sociales, como explican en el perfil que les dedican en Bloomberg. Cuentan con una herramienta que, empleando machine learning, ha conseguido ser capaz de diferenciar entre lo que es noticia y lo que no. la herramienta estudia desde el texto hasta las imágenes que se publican e incluso es capaz de extraer información de los signos de exclmación que se publican en las actualizaciones. El sistema no solo encuentra las noticias, sino que también escribe la información vinculada a ellas. Un algoritmo se encarga de producir el texto.

El equipo de la agencia tiene 24 trabajadores y dos tercios de ellos son ingenieros. La agencia de noticias vive, por tanto, sin necesitar corresponsales en todas partes y con una dependencia muy baja de los periodistas. De hecho, su nacimiento y su propia 'ejecución' está muy lejos de lo que hacen los medios del país, a los que contar con plantillas muy amplias se ha convertido en su gran lastre en términos económicos.

La agencia que funciona con inteligencia artificial ha conseguido ya posicionarse de forma notable. Uno de sus servicios de información, Fast Alert, está ya presente en los grandes medios nipones como fuente. Lo que más les preocupa es más bien que se cambien las reglas del juego en redes sociales y se queden sin fuente de información (les ha pasado con Instagram).

El boom del robot journalism

El papel de la agencia japonesa parece casi extremo, pero no es más que uno más de los cambios en cómo se producen las noticias y el papel creciente que los robots tienen en ello. Es lo que se llama como robot journalism y es algo que está, como apuntan en un análisis de Ericsson, en auge.

La inteligencia artificial y la automatización están empezando ya a asumir cada vez más y más control en las historias y estar presentes en las redacciones de más y más medios, incluidos grandes nombres del periodismo, como la agencia AP (que usa su herramienta Automated Insights para escribir y publicar los resultados trimestrales de unas 3.700 empresas).

Pero la inteligencia artificial no solo está adueñándose de la gestión de la agenda informativa o de la redacción de las noticias, sino que empieza a apuntarse también tantos en otras áreas, como puede ser la edición de vídeo. Las nuevas herramientas son capaces de peinar los contenidos para lograr encontrar momentos de interés y posicionar así un contenido que resulte relevante para otros.

El trabajo creativo ya no está blindado

Que el movimiento haya comenzado sobre todo en el periodismo no quiere decir que las cosas estén blindadas y seguras para otros trabajos creativos, especialmente para aquellos vinculados a los trabajos de comunicación, de marketing y de publicidad. Ellos también están en la línea de fuego del robot y ellos también podrían acabar perdido fuelle ante el empuje de los robots.

De hecho, los algoritmos ya han sido los protagonistas de algunas campañas que han funcionado muy bien en los últimos años y han asumido algunos de los trabajos que hasta no hace mucho desempeñaban trabajadores humanos (no hay más que pensar en la publicidad programática). Algunas startups ya los han puesto también a crear creatividades (con buenos resultados) para publicidad online.