PuroMarketing

Una de esas cuestiones que impactan en cómo nos relacionamos con el mundo está en cómo los cambios generacionales llevan a que se asuman ciertas cuestiones. Las generaciones de más edad suelen comparar 'a pérdida' a las generaciones más jóvenes. Es algo que ha ocurrido década tras década y siglo tras siglo. Los jóvenes siempre parecen más despreocupados, mucho menos trabajadores y mucho 'peores' de lo que los de más edad se recuerdan a las mismas edades.

Este tipo de respuestas no van solo en una dirección: los más jóvenes sienten - y acusan - a los de más edad de no ser capaces de seguir el ritmo de los cambios, de no conseguir adaptarse a lo que impone el paso del tiempo y de no ser capaces de asumir los nuevos retos que los avances de la vida moderna imponen. Y esto ocurre así también siglo tras siglo y momento tras momento.

Pero ¿y si quizás estas tradicionales quejas generacionales están apuntando hacia una cuestión mucho más profunda y están marcando una realidad más compleja, una en la que esas personas de más edad no están siendo capaces de seguir el ritmo del cambio y están lastrando los resultados y el futuro de sus empresas?

Y esto es lo que se puede concluir del último estudio de Gartner, elaborado sobre una muestra europea, que analiza lo que los trabajadores creen sobre las capacidades de aquellos que toman las decisiones. Los trabajadores de la era digital creen que sus responsables, aquellos gestores que ocupan posiciones más senior, no están realmente al día con lo que necesitan y no comprenden lo que buscan y lo que tienen que tener para poder desarrollar bien sus funciones.

Sienten que no les entienden

Los resultados del estudio muestran además unos resultados complejos. El problema no es solo que haya un cambio generacional o que quienes tomen las decisiones estén desfasados, sino que entre los máximos responsables que tienen que decidir qué hacer y en qué invertir y que deberían saber 'de estas cosas' también hay un desfase.

Los trabajadores de terrenos digitales que forman parte del departamento de tecnología, como podría ser el caso de los trabajadores del área de marketing, creen que sus máximos responsables tecnológicos no saben realmente lo que a ellos les preocupa. Así, menos de la mitad de los trabajadores en general cree que sus CIOs son plenamente conscientes de lo que necesitan.

Una manera de ver este desfase está en cómo se reacciona a los problemas. Cuando los trabajadores millennials tienen un problema técnico en el trabajo, no echan mano del departamento TI. La primera solución en la que confían es la de buscar el problema directamente en internet a ver si pueden arreglarlo ellos.

Por qué esto es importante

Todos estos datos pueden parecer una simple curiosidad, pero en realidad muestran una situación mucho más compleja y son una muestra de lo que se podría convertir en un pesado lastre para el futuro de las empresas y para su posición en el terreno de lo digital.

Teniendo en cuenta que las marcas y las empresas dependen cada vez más de la red y de la tecnología para alcanzar objetivos, este desfase entre lo que unos hacen y lo que otros necesitarían que hicieran podría hacer que los puntos importantes quedasen cubiertos de un modo precario y otros menos decisivos tengan una cobertura excesiva.