PuroMarketing

¿Van a acabar los robots y la tecnología en general con los puestos de trabajo? Esa es una de las preguntas recurrentes que acaban protagonizando análisis, predicciones, estudios y, por supuesto también, los temores de los trabajadores de diferentes terrenos y distintas áreas. El peso de la mecanización y la digitalización va a tener en algunas áreas parece claro y evidente. Muchos trabajos que pueden ser automatizados quedarán en manos de las máquinas en el futuro próximo. Lo que no está tan claro es qué ocurrirá con los trabajos más creativos.

Hasta ahora, el trabajo creativo parecía un elemento que iba a permanecer ajeno a estos cambios y a estas tendencias de dejar todo en manos de las máquinas y de la tecnología. Al fin y al cabo, las máquinas no son creativas y no puede realizar trabajos que requieran ese tipo de pensamiento. Eso es, al menos, lo que se decía y lo que se esperaba.

Sin embargo, las máquinas ya han empezado a hacer este tipo de trabajos. El desarrollo de la inteligencia artificial ha creado un abanico nuevo de oportunidades y ha hecho que esas barreras parezcan mucho menos firmes. Las máquinas han empezado a escoger anuncios en publicidad online o a escribir las noticias de los resultados financieros de las marcas.

El impacto de las tecnologías en los puestos de trabajo podría estar por tanto amenazando también a los terrenos creativos que parecían permanecer al margen. Ahora se empieza a temer también que el trabajo creativo se vea amenazado. Los creativos y otros profesionales del mundo de la publicidad y del marketing temen ser también sustituidos por máquinas.

Pero, a pesar de ello, los profesionales de la industria no se están tomando todavía la tendencia como una amenaza seria. Según acaba de señalar el 2018 State of Martech Report, de Walker Sands, los trabajadores del área de marketing no acaban de creerse que los robots les vayan a quitar su trabajo. Un 61% reconoce que no cree que la tecnología de marketing este amenazando su puesto de trabajo. A eso se suma que un 70% no cree que vaya a llegar a existir una perfecta conjugación tech para marketing.

Y las empresas suspenden en tecnología

Esto no implica que los marketeros no sean plenamente conscientes de cómo cambian las cosas. Como explica una de las responsables del estudio, su optimismo es a pesar de los avances de la tecnología.

Los trabajadores de marketing asumen que la tecnología es cada vez más inteligente, pero también que por ahora aún queda mucho camino por recorrer para solucionar sus problemas o para mejorar cómo esta actúa. Por tanto, en vez de creer que la tecnología los dejará sin empleo, consideran que sus trabajos simplemente estarán más integrados con la tecnología en el futuro.

Además, los marketeros no creen que sus empresas lo estén haciendo muy bien en lo que a tecnología toca. Solo menos de un tercio de los encuestados cree que su empresa ha ido mejorando su uso de tecnología de marketing al mismo ritmo que esta llega al mercado. Las empresas no son capaces de seguir el ritmo por cuestiones presupuestarias, pero también porque se enfrentan a reticencias internas en lo que a la tecnología toca y a dificultades a la hora de implementar esas herramientas.