PuroMarketing

Cuando Amazon abrió su tienda sin cajeros la cuestión se convirtió en una suerte de curiosidad que fue recogida un poco en todas partes. La tienda sin cajero de Amazon, Amazon Go, era curiosa, daba para una de esas noticias que cierran el Telediario y era una de esas actualidades tech que llegan a un público bastante general. Pero, más allá de la curiosidad, la tienda era también un elemento destacado para comprender cómo estaba cambiando el comercio y cómo podía cambiar en el futuro.

Al fin y al cabo, la tienda sin cajeros tenía detrás años de investigación y era también uno de esos elementos clave en los que se pueden ver cómo los algoritmos y la inteligencia artificial están cambiando las cosas. Gracias al uso de esta tecnología, la tienda es capaz de leer lo que los consumidores están comprando y lo que finalmente se llevan para cargarlo a su cuenta.

Pero, además, la tienda también tenía un impacto en cómo se compraba y en las decisiones que se tomaban relacionadas con ello. Quienes probaron la tienda en su primer momento de apertura, periodistas que después escribieron sobre ello, señalaban que disociar el hecho de que se está comprando y se va a pagar dinero de la experiencia es muy sencillo. Uno tiene la sensación de que todo es gratis o de que se puede llevar cualquier cosa, lo que hace que se eliminen barreras de control.

Y pasado el momento de la curiosidad llega el momento de determinar qué es lo que se puede hacer con todo esto o para qué servirá todo esto. ¿Se quedará Amazon simplemente con la prueba o convertirá a las tiendas sin cajero en una de sus apuestas para el futuro?

Las dos nuevas tiendas ya tienen ubicación

Poco después de la apertura de la primera tienda, ya se rumoreaba que Amazon iba a lanzar una media docena de establecimientos similares en Estados Unidos antes de que cerrase el año. Los rumores se han confirmado ahora con datos más concretos. Tanto gracias a la información de la prensa local sobre locales de tiendas como a las ofertas laborales que Amazon tiene operativas, se puede saber ya dónde va a abrir Amazon sus siguientes dos tiendas Amazon Go. Chicago y San Francisco contarán con dos de estos establecimientos.

No se sabe cuándo se abrirán las tiendas, aunque Amazon ya está fichando Store Managers para ambas. El responsable de tienda es quien tendrá que contratar al personal (a pesar de no tener cajas, las tiendas sí tienen trabajadores) y quien tenga que crear "cultura de tienda" según las ofertas. Las ofertas no ponen datos sobre incorporación al puesto de trabajo, solo que se necesita flexibilidad horaria. Las dos tiendas buscan también asistentes al store manager.

Un movimiento lógico

El movimiento tiene mucha lógica. No se trata solo de llevar a más lugares un establecimiento en el que se ha invertido mucho tiempo de trabajo, sino también de crear puntos de conexión con los consumidores de forma física y tangible, algo que Amazon ha empezado a hacer en los últimos tiempos. No hay que olvidar que la compañía también ha creado su propia red de librerías físicas.

A eso se suma que ella no es la única que está trabajando para crear tiendas físicas que puedan ser usadas sin pasar por caja. Alibaba, su rival chino, también está trabajando en ello y también ha abierto ya las puertas de sus establecimientos. Y el gigante chino ya tiene más de una docena de tiendas sin cajas.