PuroMarketing

¿Pueden pasar un par de días sin que Facebook haga un movimiento en términos de privacidad? En realidad, y viendo el estado en el que se encuentran las cosas para la red social, parece poco posible que esto ocurra. Facebook está sumido en los últimos tiempos en una carrera para intentar recuperar posiciones y demostrar que no es tan malo como sus usuarios empiezan a creer y como empiezan a tener en cuenta para abandonar la red. Tras el escándalo de datos de hace unos días, Facebook ha entrado en fase de apagar fuegos y de intentar recuperar parte de su imagen, centrándose en mejorar la privacidad de sus usuarios.

El último paso que Facebook ha dado para intentar calmar las aguas ha sido el de limitar el acceso que terceros tienen a sus datos. Los grandes penalizados han sido los llamados 'data brockers', compañías que recopilan datos de los usuarios de Facebook para incorporarlos luego a su sistema de segmentación publicitaria. Oracle o Acxiom son dos de las compañías que ofrecen servicios de este tipo. A partir de ahora, Facebook impedirá a sus anunciantes el usar como elemento de segmentación la categoría 'partner', que básicamente suponía el usar a estos data brokers para segmentar a quién llegan los anuncios.

No es el único golpe que Facebook ha dado a estos intermediarios. También dejará (por el momento) de darles la información que estos data brokers empleaban para medir el éxito - o no - de sus campañas.

El papel de los data brockers

Los anunciantes empleaban este tipo de servicios para ser mucho más efectivos a la hora de establecer a quién llegaban con sus campañas en Facebook, haciendo que la información que ofrecía Facebook se cruzase con datos extraídos de otras bases. Por ejemplo, cruzando diferentes bases de datos era mucho más fácil establecer quién estaba a punto de realizar una compra, como podría ser la de un coche nuevo, para hacer que los anuncios fuesen mucho más efectivos.

Este tipo de servicios no solo funcionan en Facebook, sino que son una constante en la publicidad en internet, que echa mano de fuentes de datos varias para ser más efectiva. Facebook simplemente cree que con este movimiento podrá recuperar parte de la confianza perdida.

Los expertos creen que en la fotografía general de las cosas el movimiento de bloqueo de estas herramientas tendrá un impacto limitado en el mercado publicitario, como publican en The Wall Street Journal, aunque sí afectará a los anunciantes de forma específica, ya que tendrán mucho más difícil realizar algunos de sus movimientos. Para las compañías afectadas, eso sí, el movimiento implicará posiblemente el cierre de las divisiones afectadas (Acxiom ya ha señalado que cerrará su línea de data brocker para Facebook).

Este no es el único movimiento que Facebook ha realizado para tranquilizar a sus usuarios y para reducir la presión tras el escándalo de Cambridge Analytica. También ha simplificado sus herramientas de privacidad para sus usuarios para que estos puedan marcar lo que quieren compartir y lo que no de un modo mucho más sencillo.