PuroMarketing

Los usuarios no están dispuestos a pagar por la descarga de apps móviles. Ante la oportunidad de poder instalar en su móvil una aplicación gratuita, no se lo piensan; aunque ésta tenga publicidad.

Así lo afirma el 35,7% de los participantes en la encuesta de Zogby Analytics, que se descargaría una app con anuncios, con tal de no tener que pagar. Esta oposición manifiesta a comprar las aplicaciones queda patente al preguntar a estos usuarios si pagaría por las aplicaciones que se ha descargado. Cerca de la mitad (46,4%) afirma que no instalaría en su móvil ninguna de las aplicaciones que tiene, si tuviera que pagar por ellas. 

Por su parte, el 15,1% compraría un 20% de ellas, las que han conseguido engancharle; y un 8,1% afirmó que sí compraría todas las apps que en su momento se descargó de forma gratuita.

¿Funcionan realmente los anuncios en las apps móviles?

El hecho de que los usuarios se descarguen aplicaciones con publicidad, no garantiza el éxito de dichos anuncios. Los datos del informe de AYTM indican que aproximadamente 3 de cada 4 usuarios móviles (72%) admite haber visto dichos anuncios, aunque solo una cuarta parte ha hecho clic en ellos.

El estudio también analiza la predisposición de estos usuarios a interactuar con el resto de anuncios móviles. Concretamente, un tercio de los encuestados (33,8%) es consciente de la presencia de estos anuncios, mientras que el 38,6% solo los ve a veces. Sin embargo, solo el 5,9% admite hacer clic en ellos normalmente; y un 19,2% de vez en cuando. El 44% afirma categóricamente que nunca hace clic en los anuncios móviles.

Asimismo, se establece una relación entre los usuarios que normalmente hacen clic en la publicidad móvil, y su predisposición a intractuar con los anuncios en las apps. De este modo, hemos podido apreciar que más de la mitad de ellos (52,4%) no hace distinción a la hora de hacer clic entre los anuncios para móviles en la versión móvil o en las apps; mientras que un 28,6% interactúa más con las aplicaciones, y el 18,8% preferentemente en la web móvil.

Como podemos apreciar, la publicidad en las apps móviles es el coste a pagar por los usuarios, con tal de no tener que comprar las aplicaciones que desea utilizar. Pese a la insistencia de los anunciantes, los reclamos móviles continúan sin gozar de buena prensa. Solo 1 de cada 3 usuarios es consciente de este tipo de impactos, y apenas el 6% (5,9%) realmente hace clic en ellos de forma habitual ¿no es momento de considerar su idoneidad, y la posibilidad de destinar la inversión en marketing móvil a estrategias más efectivas y menos impositivas? ¿de qué sirve instigar a los usuarios con impactos no deseados, y reclamos que sus ojos ya obvian instintivamente?