PuroMarketing

Dos grandes mercados han crecido en los últimos tiempos y se han convertido en cruciales para mejorar la posición de las marcas y de las empresas frente a los consumidores. Por un lado, está el mercado móvil, que ha crecido de forma espectacular en los últimos tiempos y que se ha posicionado de forma destacada como punto de acceso de cada vez más consumidores a la información.

Esto ha hecho que para las empresas y para las marcas, el móvil se haya establecido como un espacio destacado en el que cada vez tienen que tener más cuidado y ser más eficientes a la hora de posicionarse.

Por otro lado, está el mercado del vídeo, que está convirtiéndose en un elemento destacado en el propio universo de los contenidos. Los internautas cada vez acceden más a los vídeos online y por tanto cada vez están consumiendo más información por esta vía, lo que hace que para las marcas y para las empresas invertir en vídeos para la red se haya convertido ya en una opción por defecto.

Uno y otro elemento están muy relacionados y mantienen una conexión muy estrecha. Los datos de uno y los datos de otro se han convertido no solo en decisivos para posicionar a las marcas, sino que han empezado a estar vinculados unos con los otros. El móvil es el entorno en el que los consumidores acceden a los vídeos y es, por tanto, lo que las marcas y las empresas emplean para conectar con esas audiencias.

De hecho, el móvil es ya el gran impulsor del gasto que las marcas y las empresas hacen en publicidad en vídeo. Según acaba de señalar un estudio de Forrester, basado en una muestra estadounidense, el móvil será el entorno que esté detrás del crecimiento de la publicidad en vídeos online. Estos dispositivos se convertirán en el elemento clave, siendo quienes se lleven la mayor parte del reparto de la tarta del crecimiento. Según los datos del estudio, el 72% del crecimiento de la publicidad en vídeo online estará vinculado al móvil.

Y no solo eso: el propio mercado publicitario del vídeo online tendrá cifras de crecimiento propias muy elevadas. En este año crecerá un 50% y en 2023 estará creciendo a un ritmo del 59%.

Las razones de este crecimiento

Este crecimiento de la inversión publicitaria está muy vinculado al crecimiento que tendrá el propio mercado del vídeo y al modo en el que los consumidores lo recibirán cada vez mejor. Ver un vídeo desde el móvil no es ni una rareza ni una cuestión que se haga porque no queda más remedio. Es ya una parte más de los hábitos de consumo de los contenidos de los internautas.

De hecho, los consumidores se muestran cada vez más cómodos a la hora de ver vídeos desde las pantallas de sus smartphones, como señala el estudio. Los analistas señalan que, dado que las pantallas están logrando estandarizarse en un tamaño más amplio, la experiencia de visionado empieza a ser mejor. A eso se suma que los internautas se sienten más cómodos viendo vídeos 'on the go', porque sus planes de datos móviles les permiten acceder cada vez a más contenidos sin quemar todos sus datos.

Además, el tipo de vídeos que ofrecen y que están disponibles también han hecho que los consumidores se sientan cada vez más atraídos por esos contenidos. Cada vez se pasa más tiempo viendo contenidos de larga duración desde las pantallas móviles. Tanto es así que, si en 2016 el tiempo que el móvil tenía dentro del consumo de vídeos era del 29%, ahora ya es del 55% (datos de 2017).

Más atractivo también para los anunciantes

Los contenidos no solo tienen duraciones más largas, sino que son también cada vez de mayor calidad, lo que también impacta en cómo los internautas se relacionan con ellos y cómo estos contenidos se han posicionado ante los propios responsables de marketing, que los ven con muchos mejores ojos.

Igualmente, el móvil se ha convertido en el espacio en el que vemos vídeos con anuncios. Los datos del estudio muestran que en los datos de visionados de contenidos de vídeo con anuncios ha caído en PC, mientras que ha subido en móvil (tanto smartphones como tablets). Los usuarios también tienen claro qué tipo de anuncios prefieren y no son los anuncios tradicionales como banners. Prefieren el anuncio en vídeo, que rompe menos la experiencia de uso.