PuroMarketing

El trabajo en marketing tiene un serio problema. Los trabajadores de marketing y de publicidad están lejos de estar felices en su trabajo, se queman muy rápidamente y no suelen ser fieles a sus empleadores (muchas veces porque son simplemente infelices en su lugar de trabajo). No pocos han sido los análisis y los estudios que lo han ido señalando.

El último de los estudios sobre la materia llega desde Reino Unido. Según este estudio - elaborado por una compañía de cazatalentos, Aquent/Vitamin T - solo uno de cada cuatro trabajadores de las áreas de marketing y creativos está feliz con su trabajo. Esta es una cantidad muy baja, haciendo que solo un 25% sea realmente feliz con lo que hace.

Las cifras dejan un amplio abanico de gente que, por una razón o por otra, es infeliz en su trabajo y muestra además que la cantidad de trabajadores del mundo del marketing y de la publicidad que está poco satisfecho con su trabajo es muy elevada. Como recuerdan en Campaign, un estudio anterior, que se centraba en los trabajadores de un modo mucho más general, señalaba que un 47% de los trabajadores estaba poco satisfecho con su trabajo y buscando otra cosa. Pero solo hay que restar para ver que eso dejaba a un 53% contento.

En el mundo del marketing, los insatisfechos están o bien buscando un trabajo diferente (lo que hace un cuarto de los encuestados) o directamente pensando en irse a otra industria y tirar la toalla en el marketing y la publicidad (lo que hace un brutal tercio de todos los encuestados). Los datos resultan curiosos si se cruzan con lo que los directivos de recursos humanos señalan. Según los datos de quienes tienen que hacer contratación, los responsables de marketing están convencidos de que hay un problema de falta de talento (el 54% lo cree) y reconoce que les cuesta fichar a profesionales.

Por qué son infelices los marketeros

Analizar las causas del descontento entre los trabajadores de marketing y creativos suele mostrar de forma recurrente a los que ya son sospechosos habituales. Es lo que han ido señalando otros estudios previos y es lo que señala también este. Los trabajadores del terreno están poco contentos porque sienten que no pueden avanzar en su trabajo y no progresan, lo que cansa al 35% de los encuestados. También creen que tienen un problema con sus jefes (un 15% acusa a la mala gestión de su descontento) y con lo que ganan (un 7% se queja de los bajos salarios).

Otro de los grandes puntos de fricción que hace que los trabajadores de marketing acaben cansándose de sus trabajos está en el entorno de trabajo y en las prácticas a las que tienen que acostumbrarse. El estudio también muestra el descontento de los marketeros en este terreno.

Un 65% de los trabajadores se queja de que no son productivos por el exceso de burocracia en su empresa. Hay demasiadas reuniones que hacen que se enzarcen en un bucle de encuentros que no llevan a nada. A esto también se suma que consideran que no pueden hacer bien su trabajo por tener que responder a demasiados mails (58%), a que sus compañeros no trabajan bien en equipo (44%) y, curiosamente, a que tienen un internet de demasiada baja velocidad (50%).

Todo esto acaba pasando factura y haciendo que los trabajadores se cansen de sus trabajos y busquen pastos más verdes. No hay que olvidar que la industria del marketing es una de las que muestra no solo a profesionales más quemados sino también una mayor rotación de personal. Un 38,9% de los trabajadores de la industria muestra, de hecho, síntomas de ansiedad y depresión, apuntaba otro estudio, y la mayoría de los profesionales cree que sus problemas de salud están ligados a su trabajo.

Cambiar la cultura del trabajo

Y, quizás, las empresas tendrían que empezar a hacer los deberes y cambiar la cultura del trabajo, para así evitar que los profesionales se vayan a la competencia, se conviertan en trabajadores apáticos o simplemente decidan abandonar la industria.

Como apuntaba un estudio, uno de los problemas de la industria es que los empleados se frustran y también está el que muchos se aburren. Las expectativas de lo que se espera que será el trabajo no suelen estar a la altura de lo que realmente es al final.

Quizás, y volviendo a los datos del estudio británico, solo habría que fijarse en qué es lo que hace que los trabajadores cambien de empleo para lograr mantenerlos. Un 42% de los encuestados reconoce que se cambió al trabajo en el que están porque le pareció más emocionante. Un 46% investigó antes en redes sociales para determinar si el lugar de trabajo sería divertido y un entorno en el que se sentiría apoyado.