PuroMarketing

Se podría pensar que, tras el escándalo protagonizado por Facebook hace unos meses por el uso que una startup especializada en información, Cambridge Analytica, hacía de los datos que recopilaba en la red social, las diferentes grandes compañías de tecnología y de la red andarían con pies de plomo en el tema de la privacidad. Nadie daba por hecho que las demás no estuviesen también haciendo cosas cuestionables, pero se daba casi por sentado que se pondrían las pilas para prevenir y curar. Al fin y al cabo ya lo dice la sabiduría popular: cuando las barbas de tu vecino…

Sin embargo, la semana ha empezado no con uno sino con dos elementos y dos compañías implicadas en lo que podrían ser las primeras fases de un nuevo escándalo de privacidad. Google por un lado y Facebook por el otro se han visto salpicadas por nuevas revelaciones polémicas sobre el acceso a los datos que permiten a terceros.

En el caso de Google, el descubrimiento está vinculado a Gmail. A pesar de que la compañía había prometido que aumentaría la privacidad de sus usuarios, una investigación de The Wall Street Journal ha señalado que cientos de creadores de apps tienen acceso a los buzones de entrada de usuarios del sistema de correo electrónico.

Quién lee lo que ocurre en Gmail

Según los datos de la investigación, una vez que los usuarios dan permisos a las apps en cuestión (que son sistemas de comparación de precios o planificadores de viajes automáticos), están permitiendo a la compañía detrás de la misma que pueda leer los correos que tiene en su bandeja de entrada.

Lo que hace además aún más inquietante, desde el punto de vista del usuario, estos permisos es que permiten también que quienes lean lo que ocurre en el correo electrónico no sean solo sistemas automáticos, sino también personas. Los empleados de esas firmas que desarrollan apps no solo podrían hipotéticamente acceder a esa información, sino que en realidad ya están leyendo esos correos. Es una "práctica común", de hecho, como confesaba un ejecutivo al Journal.

Como apuntan en Business Insider al hilo de la noticia, lo que no queda claro es si Google está permitiendo algo que sea diferente (o no) de lo que hacen otros servicios de correo electrónico. Lo que sí es diferente es que hace un año Google había prometido que iba a dejar de escanear Gmail y de hacer un seguimiento de lo que ocurría en el sistema.

Facebook suavizó sus normas para dar más margen a empresas

En el caso de Facebook, la situación es posiblemente mucho más grave en términos de imagen porque no solo parte de una posición más complicada, sino que además la compañía era plenamente consciente de lo que estaba haciendo. En mayo de 2015, 61 compañías recibieron una suerte de trato especial. Facebook se saltó sus propias normas y permitió a estas empresas seleccionadas un acceso especial a los datos de los usuarios de la red social. El movimiento fue más bien una especie de prórroga.

Facebook había cambiado sus normas en 2014 para hacer que el acceso a datos fuese más complicado y que los usuarios tuviesen más control sobre quién veía qué entre las empresas. Todos aquellos que habían desarrollado apps tuvieron que ajustarse a las nuevas normas, pero estas 61 empresas recibieron una extensión de menos de seis meses para hacerlo. Durante ese período, pudieron acceder por tanto a más datos de los que podían acceder los demás jugadores.

Entre las empresas que recibieron el trato especial se encuentran Audi, Hootsuite, Nike, Nissan, Oracle, Panasonic, Rovi, Salerforce, Snap, Spotify o UPS. Ellas y las restantes de la lista se van a ver, además, salpicadas por el impacto negativo de esta situación.

Cinco empresas (Activision / Bizarre Creations, Fun2Shoot, Golden Union Co, IQ Zone / PicDial y PeekSocial) lograron tener acceso - en teoría - a datos restringidos de amigos en el marco de una prueba beta.

Facebook es además quien está en una situación más complicada por el impacto que esto podría tener y sobre todo por la situación en la que se encuentra ya. El Departamento de Justicia estadounidense y el FBI acaban de ampliar su investigación sobre Cambridge Analytica para investigar también a Facebook. Según filtraciones de los trabajadores que están siendo interrogados en el marco de la investigación sobre Cambridge Analytica, agentes de la SEC, el FBI y la FTC están centrando la mayoría de sus preguntas en el interrogatorio en Facebook.