PuroMarketing

Las notas de prensa son uno de los activos clásicos de las campañas de comunicación y uno de los que, además, si se usa bien, puede aportar grandes beneficios. Para los medios, estos contenidos son la llave para descubrir empresas, servicios y productos y la base para hacer no poca información. Para las marcas y las empresas, es la vía para lograr que hablen de ellos y que lo hagan, además, del modo en que a ellos les interesa.

Pero la nota de prensa es un elemento tan habitual y tan recurrente, que se ha convertido en algo que muchas veces se hace por rutina y en algo en lo que se han instaurado ya ciertas pautas y ciertos elementos que lastran su eficiencia. En las notas de prensa se siguen cometiendo muchos errores y se siguen haciendo cosas que no mejoran en absoluto la respuesta que consiguen entre los medios.

La lista de errores está formada muchas veces por cuestión demasiado básicas y que parece casi sorprendente que sigan sucediendo, como pueden ser el que se manden solo los datos en formatos de texto que no son los más cómodos para trabajar con ellos (como el pdf) o que se envíen por canales que son los adecuados (como los perfiles en redes sociales de los periodistas). Los responsables de comunicación deberían terminar de una vez por todas con ciertos errores comunes y muy básicos y que lastran los resultados que logran sus notas de prensa.

No enviar datos claros de contacto

El gran sueño de los responsables de comunicación es el del lograr que sus notas de prensa aparezcan tal cual ellos las han enviado en los medios. El mensaje llega así al consumidor sin variaciones y tal y como ellos querían que ocurriese. Sin embargo, esto solo ocurre en algunas ocasiones. En otras, la nota de prensa puede ser una oportunidad para la marca, pero una oportunidad de otra manera.

La información puede ayudar al periodista a complementar algo en lo que trabaja, puede servirle para quedarse como datos de background, puede ayudarle a descubrir a la marca o puede funcionar como llamada de atención para otro tema. No son pocos quienes quieren más datos o quienes piensan en emplear la nota de prensa como excusa para otra cosa. Y para ello quieren hablar con la compañía y con sus representantes.

No poner datos de contacto claros es por tanto un error y un error brutal. Ya no se trata solo de poner el teléfono de contacto y la persona con la que se puede hablar, sino también simplificar el acceso a esa información. Ahora que algunas marcas emplean sistemas de envío automático de notas de prensa, la información se queda en nada porque en muchas ocasiones no han añadido datos de contacto (y el mail que lo envía, no olvidemos, es el genérico del servicio).

No ofrecer la información que prometen

Una de las claves de éxito de las notas de prensa está en el asunto del mail con el que llegan a los periodistas. Un asunto llamativo hace que, en medio de las decenas y cientos de mails que reciben cada día, la nota de prensa de la marca llame la atención y que abran el correo electrónico en cuestión.

Por tanto, hay que saber jugar con ello, hay que prometer algo jugoso y hay que concentrar en el asunto un reclamo que funcione. Pero el reclamo tiene que estar vinculado a algo. Nada es más frustrante que recibir una nota de prensa que promete mucho y no encontrar nada realmente valioso cuando se entra en ella.

Enviar spam y más spam

Las notas de prensa parecen un recurso barato. Al fin y al cabo, solo tienes que enviarlas. Los periodistas ya las borrarán o las ignorarán si no les interesan o si no merecen la pena. Pero ese pensamiento es un arma de doble filo, porque puede llevar a abusar del formato y a saturarlo.

Sí, las notas de prensa pueden ser enviadas en masa y de forma recurrente, pero pasarse con ellas puede tener un impacto negativo. Puede hacer que el receptor acabe harto de ti y que cuando mandes algo realmente importante lo ignore. Básicamente, puede ser la versión PR del cuento de Pedro y el lobo.

Intentar colar la misma nota de prensa hasta el aburrimiento

Y casi una versión derivada del punto anterior es la de aquellos que intentan que un tema salga en los medios, cueste lo que cueste y sean necesarios los envíos que sean necesarios. Pero esto no es más que una variante más del spam. Intentar sacar el máximo provecho de una información (especialmente cuando se trata de estudios y análisis) es una idea estratégica, pero esto no debe llevar a que se intente posicionar ese contenido millones de veces y que se intente colar la misma información sin muchas variantes una y otra vez cambiando solo un par de cosas en el titular.

Conoce a tu audiencia

Finalmente, otro punto muy importante es el de conocer a tu audiencia. Si cuando se habla de marketing y estrategia se habla de segmentación, ¿por qué a veces se olvida el mismo elemento cuando se habla de estrategia de comunicación? Piensa en a quién puede - de verdad - interesar tu nota de prensa y no pienses que por añadir más direcciones de mail al envío - sean quienes sean los medios receptores - habrá más potencial éxito.